Canción de la intemperie [Lidia Bravo]

Mi hogar es el hogar del mar,
un barco encallado en la cima de una roca
donde se mecen los cuatro puntos cardinales.
El cofre de los tesoros está vacío de sábanas.
No hay vasos, ni ducha.
No hay alfombra azul ni polvo.
Lo arrastro por el camino de tierra roja,
y ni una brizna levanta.
Es barro sobre barro.
Es la nada capaz de cualquier cosa.

Tiempo, voy a convertirte en música.
Música, voy a convertirte en viento
que me lleve a una ciudad cualquiera.
He construido unas maracas
rompiendo un reloj y una brújula.

En cualquier sitio encontraré
tiernos suelos de hierba
donde oiré cualquier historia
y por encima de mi cabeza,
cuando cante,
en bandada echará a volar
mi leve techo de plumas.

Desde un balcón rodante
me asomaré a otros cuerpos
como quien se asoma a una cascada.

Al dejarme caer por el agua,
al son de mis precipicios
planeará el mapa secreto del laberinto
que ayuda a escapar de toda casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: